Ambiente Joven

Ambiente Joven,        

 

 

Homofobia y Transfobia en Latinoamérica
Wedding Band Rings

En Latinoamérica no hay leyes en ningún país que prohíban o criminalicen los actos homosexuales o los comportamientos transexuales . Esto no significa que las personas LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transexuales y Transgeneros e Intersex) tengan una vida segura y que sus derechos sean respetados en sus países.

La homofobia se caracteriza por el miedo y el resultante desprecio hacia las personas homosexuales, basado en estereotipos negativos y conceptos equivocados, generando así, odio y discriminación, y así también violencia contra los homosexuales. La transfobia consiste en la misma actitud que la homofobia, pero dirigida a las personas transexuales, travestitas y transgéneros . Cualquier actitud de homofobia es un acto contra los derechos humanos, una demostración de odio gratuita.

Aunque la homofobia no sea criminalizada en los países latinoamericanos, existen legislaciones que no reconocen los derechos de las personas LGBTI, dificultando así el acceso de las personas a sus derechos.

Hoy, Brasil es uno de los países en la región que es conocido por tener políticas dirigidas a proteger los derechos de las personas LGBTI. Igualmente ocurre en Argentina, Uruguay y México. Sin embargo, un ejemplo claro de que el gobierno en Brasil no ha logrado proteger efectivamente a las personas LGBTI, se deduce del informe de la Alta Comisionaría de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, del último 17 de Mayo de 2011, día mundial contra la homofobia y transfobia. Según el informe, en Brasil en el año de 2010, 250 personas fueron muertas por crímenes de odio basados en orientación sexual y identidad de género (referencia: Centro de Informação das Nações Unidas para o Brasil).

Pero este no es el único ejemplo. En Honduras, durante el golpe que el país vivió en 2009, muchos activistas de los derechos LGBTI fueron violentamente asesinados. Todavía no hay un número exacto debido a la falta de acceso a las informaciones de violaciones de los derechos humanos en el país.

Estos son ejemplos de extrema violencia en las actitudes homofóbicas, pero además existen aquellas que se llevan a cabo a diario en las vidas de muchos jóvenes en los países latinoamericanos. Por ejemplo, el acceso de los/as jóvenes LGBTI a los servicios de salud, muchas veces es restrictivo y los jóvenes temen que los/as profesionales de salud podrían emitir un juicio sobre ellos. Esto los motiva a no regresar a los servicios de salud y por tanto a estar más susceptibles a infectarse con una IST o SIDA. En la escuela, hay aún otros tipos de discriminación: los/as jóvenes, en especial los transexuales, no pueden expresarse libremente una vez que claramente no siguen las reglas sociales.

El panorama actual nos demuestra que se necesita mayor acción. La participación de jóvenes en los procesos de toma de decisiones es fundamental para obtener y mantener el respeto de los derechos humanos de las personas LGBTI. El objetivo es que todos/as tengan una vida mejor, más saludable y segura.

Por lo tanto es importante que nosotros, los jóvenes, actuemos en dos niveles: al nivel de nuestros ambientes de vivencia, como nuestra escuela y nuestro servicio de salud, e igualmente al nivel de las decisiones gubernamentales de nuestros países. Para este último, debemos buscar grupos u organizaciones que trabajen en la lucha por los derechos LGBTI en nuestras ciudades, para perseguir e intentar mejorar nuestra realidad.

Escrito por Ivens